Época de Adviento

Época de adviento, de repasar nuestro año mientras esperamos el nacimiento de Jesús, que de forma arquetípica encarna el amor incondicional, la confianza en el ser humano y el renacer siendo mejor personas. Esperamos mientras observamos y analizamos qué ha pasado con nosotros en este año, tomamos conciencia y nos preparamos para el futuro pero siempre sabiendo que lo único que tenemos es el presente.

adviento

 

Es bonito en esta época preparar un calendario de Adviento para nuestros hijos o para toda la familia, incluyendo cada día un deseo o alguna actividad a realizar juntos, los niños estarán encantados. También podemos incluir algún regalito en algún día, más allá del típico bombón o chuche.

A los niños les ayuda tener un calendario de adviento para saber cuántos días quedan para Navidad y de paso podemos explicarles el significado real de estos días. El tema es preparar este tiempo y prepararnos para renacer, aceptando nuestras luces y sombras.

Pinbaoard-Advent-Calendar_Design-Crush

 

Los niños aman la Navidad porque reciben regalos sí, pero también porque todo cobra un aire de fantasía y de magia, las calles se llenan de luces, de villancicos y las familias se unen, la tribu de nuevo se junta para comer, cantar, reir y compartir. ¿Qué puede haber más maravilloso que todo eso? Los niños sí que saben dónde está lo bueno.

La Navidad ya casi está aquí y no se trata de consumir y consumir sin sentido, porque no es esa nuestra forma de vida y de educar a los niños, no es nuestra idea que los niños reciban muchos regalos sino que el que reciban sea desde el corazón, sea un regalo especial para él, que hayamos pensado sintiéndonos en su piel, conociéndole y sabiendo que es lo que desea, que es aquello que va a sacar lo mejor de él.

Regalos que nos hagan sentir especial, tanto al hacerlos como al recibirlos, regalos al ritmo de los niños, y para ello debemos bajar el nuestro, tan frenético, tan atropellado que no nos permite vivir con conciencia plena. Vamos a frenar, a ponernos a su altura, a permitirles desayunos de una hora, a permitirles hacer tonterías mientras se asean, a cantar por la casa, a tirarnos al suelo aunque esté sucio y frio, a mirarles cada vez que digan ¡mira mamá! Vamos a vivir más lentos para poder mirarles, escucharles y sentirles. Entonces podremos regalarles, primero nuestro tiempo que es lo que realmente ellos quieren y después un regalo desde la conciencia de unidad con ellos.

Vamos a regalarles muchos besos y abrazos de toalla calentita al salir del baño, besos cuando duermen y puedes mirar su alma porque miras más allá, abrazos eternos que te abren el corazón, sopita calentita de pollo que lo cura todo y crepes de chocolate y miel por las mañanas para desayunar. Una Navidad sin prisas, sin coches, sin lujos pero con la seguridad de sentirte en tu hogar.

Cantar, mirar, respirar, abrazar, besar, aceptar, creer, confiar, respetar, pero antes de poder ofrecer todo esto no te olvides de ti misma, de ti mismo y mírate, respírate, abrázate, bésate, acéptate, créete, respétate y amate porque qué mejor regalo podemos dar a los demás que ofrecer la mejor versión de nosotras mismas.

monkee love

Vivamos la verdadera Navidad.

Desde este espacio os deseamos una feliz y tranquila época de adviento, que os sirva para tomar conciencia sobre qué tipo de Navidad queremos vivir este año y que cada día os acerque más a la unión y armonía con los seres que os rodean.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s