Mediación y resolución de conflictos en escuelas

Los conflictos son inherentes a la vida, el problema no es tener conflictos sino no saber resolverlos.

En las escuelas se enseñan muchas cosas pero hay carencias en muchas áreas que son sencillamente imprescindibles para aprender a vivir y vivir bien, como educación sexual, financiera y resolución de conflictos entre muchas otras ( alimentación, valores, ecología, educación emocional, habilidades sociales, etc.) Es muy importante que los niños entiendan que problemas siempre van a tener, que aprendan a verlos como oportunidades y darles herramientas para resolverlos.

Todos nos damos cuenta como en las escuelas hay cada vez más problemas de comportamiento y de relación entre los niños, y somos conscientes que tenemos que tomar medidas para prevenir y tratar esta situación, no podemos cerrar los ojos y dejar pasar las cosas que ocurren porque se agravarán. En este post propongo una técnica de resolución de conflictos muy efectiva y que se utiliza también en otros ámbitos: la mediación.

La mediación escolar es un proceso en el que una persona imparcial, el mediador, facilita las condiciones para que los niños que han tenido un conflicto tengan la oportunidad de analizar distintos puntos de vista y llegar a un acuerdo satisfactorio, sin recibir ninguna presión.

Cuando en un centro se decide emplear esta técnica hay que formar al profesorado y  a los alumnos que formarán parte del grupo de mediadores. Es muy útil y genera resultados muy satisfactorios cuando es un alumno el que media entre otros dos porque lo perciben más cercano y actúa como modelo.

¿En qué situaciones se puede mediar? Cuando un conflicto no lo puedan solucionar ambas partes por sí mismas se solicita la figura del mediador, que como ya he dicho será un profesor o alumno formado en mediación. Los conflictos más frecuentes en los que se utiliza la mediación son: faltas de respeto, insultos, amenazas, peleas, amistades deterioradas y agresiones físicas. Se puede mediar tanto entre alumnos, como alumno-profesor, padres-profesor.

La fases en un proceso de mediación son:

  1. Presentación: Se explica cómo se va a realizar y se crea confianza en ambas partes.
  2. Cuéntame: Cada persona cuenta su versión de la situación y expresan como se han sentido.
  3. Aclarar el problema: El mediador identifica y verbaliza en qué ha consistido el conflicto y los intereses de ambas partes.
  4. Proponer soluciones: Se buscan posibles vías de solución y se llega a un acuerdo.

Para poner en marcha un servicio de mediación en un centro educativo, se necesita que la mayoría esté de acuerdo, que exista un coordinador del proyecto y formar a los profesores y alumnos que serán mediadores.

Personalmente, me parece  un recurso excelente para solucionar conflictos en un centro escolar, porque además de llegar a acuerdos positivos para ambas partes enseñamos a los niños una forma de comunicación  y de relación positiva. Si no se pone en marcha un recurso como la mediación, al menos, en los centros escolares tendría que haber un grupo formado por profesores, alumnos y padres encargados de la resolución de conflictos, que se encargaran de cualquier problema que ocurra en el centro. Es necesaria esta herramienta en la actualidad, no podemos dejar a los niños desprotegidos, les gusta sentirse atendidos y escuchados, sus emociones y conductas a veces se desbordan, al igual que las de los adultos. Lo que aprendemos en la infancia nos va a acompañar el resto de nuestras vidas, y durante toda nuestra vida vamos a tener relaciones interpersonales.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s